Menú Cerrar

Criterios de Aceptación y Rechazo de Cilindros de Concreto

control de calidad concreto

El control de calidad con base en la aplicación de la estadística, tiene razón de ser cuando se dispone de suficiente número de datos, como en el caso de grandes obras o empresas pre-mezcladoras.

Al inicio de la obra o para el usuario que maneja cantidades limitadas de concreto y que no tiene un gran número de resultados de ensayos, en la Norma COVENIN 1753 se establecen dos criterios que debe cumplir el concreto que compra o que él mismo prepara, independiente de las características estadísticas del material.

Para que el concreto sea aceptado es necesario que se cumplan, simultáneamente, los requisitos exigidos por los dos criterios que se dan a continuación, ambos se refieren a las resistencias a compresión.

 

Primer Criterio

control de calidad del concreto

Según este criterio, todos y cada uno de los resultados de ensayos individuales (cada uno promedio de dos o más pruebas de cilindros compañeros), debe ser igual o mayor que la resistencia de cálculo “Fc” disminuida en 35 kg/cm².

Se tiene que:

y

En este caso z y z’ corresponden a la misma población, pero con distintos valores: “z” corresponde a (Fc) y “z’” a (Fc-35 kg/cm²). Considerando un cuantil del 9% (z=-1.341) se tendrá:

De donde:

Este criterio depende estadísticamente del grado de control (σ), con el que se está trabajando y que también se podría hacer depender del nivel de resistencias.

En la norma COVENIN 1753 se establece, que para que el concreto sea aceptable, todos y cada uno de los ensayos (cada uno promedio de dos o más pruebas de cilindros compañeros) deben cumplir el requisito establecido. Ésta es una garantía adicional, especialmente para los concretos con bajo nivel de control.

El no cumplimiento de este criterio es motivo para que el concreto sea rechazado, debiendo comprobarse, hasta donde sea posible, si es realmente cierto que ese concreto no está cumpliendo; de confirmarse, se deberá estudiar en qué medida el material ya colocado en obra pueda afectar la seguridad de la estructura.

»Le recomiendo darle un vistazo: Métodos del Curado de Concreto en Obra

Segundo Criterio

Establece que la medida de los resultados de cada tres ensayos consecutivos, “media móvil”, debe ser igual o mayor que la resistencia especificada en el cálculo estructural: Fc.

Analizando este criterio, se tiene que:

y

Los valores “z” y “z’” son índices de probabilidad de la distribución normal tipificada.

Este criterio es independiente del nivel de resistencias o de desviación estándar que se está trabajando. En la norma COVENIN 1753 se establece que todos los promedios deben cumplir con el criterio, para que el concreto sea aceptado.

Si el concreto no cumple con la exigencia de este criterio, se exige que la mezcla sea mejorada y se aumente la frecuencia de los ensayos.

 

Rechazo

Una primera comprobación es determinar si los ensayos fueron bien hechos. Si se detectan fallas, además de corregirlas para evitar su repetición, los ensayos podrían descartarse. Las propiedades estadísticas del concreto deberán estimarse con base en los ensayos realizados sobre otras partes del material, o con base en la calidad promedio general del concreto elaborado.

En caso de que los ensayos mal ejecutados correspondan a las primeras elaboradas y no se disponga de antecedentes asimilables al caso, puede ser necesario acudir a la extracción y ensayo de algunos núcleos que representen al concreto ya colocado.

En el caso de ensayos bien hechos y con resultados anormalmente bajos, aparte de iniciar una inmediata mejoría para los siguientes vaciados, el problema se plantea ya en otros términos.

Las decisiones deben ser de tipo estructural, debiendo revisarse si el material puede ser aceptado o no como parte de la estructura, sin que se afecte de modo inaceptable la seguridad de la obra o su durabilidad.

Para estas decisiones es importante conocer la resistencia real del concreto, su ubicación en la estructura y la cantidad de obra afectada.

Las decisiones que se tomen en esta etapa deben considerar las siguientes tres opciones:

  1. La baja calidad del concreto no afecta ni la seguridad, ni la durabilidad de la obra.
  2. Hay dudas en relación con alguna de las condiciones anteriores.
  3. No hay dudas de que la seguridad y la durabilidad de la obra, quedan severamente afectadas.

Estas decisiones pueden ser tomadas con un mayor nivel de confianza mientras mayor sea el número de ensayos y más completa la información general que se tenga sobre el concreto.

En el segundo y tercer caso señalado anteriormente, puede ser necesaria una mayor información sobre el concreto dudoso. Para ello se acude a ensayos en sitios destructivos y no destructivos.

Por ejemplo, los ensayos en sitios no destructivos, las medidas de pulso ultrasónico pueden ser útiles para delimitar las diferentes zonas de calidad en la estructura. Dentro de esas zonas, los niveles de resistencia se pueden conocer mediante los ensayos de núcleos.

En caso de que hubiese evidencias inequívocas de que la seguridad o la durabilidad, ambas están severamente amenazadas, antes de proceder al derribo de la obra y sin prejuicio de las sanciones o del pago por daños y perjuicios, se puede estudiar la posibilidad de reforzarla o de cambiar su uso a otro de menores exigencias.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *