Menú Cerrar

Desencofrantes – Tipos, Usos y Ventajas

desencofrante

La calidad del acabado del hormigón depende de varios factores como: la composición del hormigón, el encofrado, la compactación, la temperatura, el curado y el desencofrante utilizado.

Composición de los Desencofrantes

Los desencofrantes pueden estar constituidos por hasta tres grupos de sustancias:

Agentes formadores de película
Son sustancias responsables del efecto “desencofrante”; como son los aceites naturales o sintéticos y también las parafinas.

Aditivos
Proporcionan efectos adicionales o intensificados. Incluyen potenciadores del desencofrado, agentes humectantes, inhibidores de la corrosión, conservantes y emulsionantes.

La mayoría de los desencofrantes empleados actualmente contienen también otros aditivos que reaccionan químicamente con el hormigón, causando una interrupción del fraguado intencionada.

Es entonces más sencillo desencofrar el hormigón y el resultado es un producto con un uso más general.

Disolventes
Actúan como reductores de la viscosidad de los agentes formadores de película y los aditivos. Su propósito es ajustar la consistencia, el espesor de capa, tiempo de secado, etc.

Requerimientos de los Desencofrantes

Los desencofrantes deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Un desencofrado limpio y fácil del hormigón (sin adherencia del hormigón ni daños en el encofrado)
  • Superficies del hormigón visualmente perfectas (piel de la superficie impermeable, color uniforme, sin burbujas de aire).
  • Sin efectos adversos en la calidad de la superficie del hormigón (sin una excesiva interrupción del fraguado, sin problemas para posteriores trabajos de aplicación de pinturas o recubrimientos)
  • Protección del encofrado contra la corrosión y el envejecimiento prematuro
  • Fácil aplicación

Otros requerimiento importante, especialmente para la industria del prefabricado, son la resistencia a las altas temperaturas cuando se emplean sistemas de curado térmico o al vapor; evitar el desarrollo de olores molestos..etc.

Para el uso en obra, un requisito importante es la resistencia a la lluvia, y la posibilidad de ser transitable una vez aplicado.

Selección del Desencofrante

El tipo de encofrado es el principal criterio para la selección del desencofrante más adecuado.

Desencofrantes para Encofrados Absorbentes

Encofrados de Madera

Los encofrados de madera que no han sido utilizados previamente, tienen una capacidad de absorción muy alta.

Si el encofrado no se prepara correctamente, se produce una pérdida de agua de la superficie del hormigón en contacto con el encofrado. El resultado será la adherencia del hormigón al encofrado y futura formación de polvo en la superficie del hormigón endurecido debido a una falta de hidratación del cemento.

»Le podría interesar: Tipos de Curado del Concreto

La capa de hormigón cercana a la superficie también puede verse “afectada” por algunos compuestos del encofrado (por ejemplo azucares de la madera).

encofrado de madera
Encofrado de madera

Esto provocará formación de polvo, resistencias bajas o decoloración, y ocurre principalmente cuando los encofrados de madera han estado almacenados sin proteger en el exterior y expuestos a la luz directa del sol.

Estos efectos pueden ser muy pronunciados cuando el encofrado se usa por primera vez pero decrecen gradualmente con el uso.

Para minimizar estos problemas con los encofrados de madera nuevos, se ha desarrollado un método sencillo que se ha probado eficazmente en la práctica.

Consiste en tratar el encofrado de madera nuevo, antes de ser utilizado por primera vez, con un desencofrante y recubrirlo más tarde con pasta de cemento o una lechada espesa.

Esta pasta de cemento endurecida se retira después con un cepillo. Tras este envejecimiento artificial, se aplica un desencofrante con propiedades de sellado. Para este fin se utilizan normalmente aceites de desencofrado con bajo contenido de disolventes o sin disolvente y poco activos químicamente.

Cuando el encofrado de madera se ha utilizado varias veces, su capacidad de absorción se reduce gradualmente debido al aumento del sellado de sus superficies ya que los poros se rellenan con los restos de la pasta de cemento y de los desencofrantes.

Por lo tanto, los encofrados de madera utilizados muchas veces solo necesitan una capa fina de desencofrante. También pueden utilizarse en estos encofrados desencofrantes que contengan disolventes o emulsionantes.

tipos de encofrado

Desencofrantes para Encofrados No Absorbentes

Encofrados de Resinas Sintéticas

Los encofrados de resinas sintéticas, plástico o acero, no son absorbentes y por lo tanto no pueden absorber el desencofrante, el agua o la pasta de cemento.

Con todos estos materiales es extremadamente importante aplicar una capa fina, continua y uniforme de desencofrante evitando las acumulaciones de producto. Estas acumulaciones provocan un aumento de la formación de burbujas y también pueden causar decoloración y formación de polvo en la superficie del hormigón.

Para obtener una capa más fina y lisa de desencofrante en las superficies del encofrado, se utilizan normalmente aceites de baja viscosidad con aditivos, o con disolventes en el caso del hormigón visto.

encofrado plástico
Encofrado plástico reutilizable

Estos aditivos proporcionan un mejor desencofrado (por ejemplo con ácidos grasos o agentes humectantes) y una mayor adherencia de la capa de desencofrante a las superficies lisas y verticales del encofrado.

Esto es particularmente importante cuando se trata de:

  • encofrados con paredes muy altas;
  • en el vertido del hormigón desde alturas considerables que causen abrasión mecánica en las superficies del encofrado, o
  • en los efectos de la intemperie en tiempos de espera largos entre la aplicación del desencofrante y la colocación del hormigón.

Encofrados de Acero

Los encofrados de acero sometidos a tratamiento térmico suponen una aplicación especial. La capa de desencofrante aplicada sobre el encofrado no debe evaporarse debido al calor, y el desencofrante debe formularse de tal forma que no puede producirse una reacción química fuerte (saponificación) entre el hormigón y los componentes del desencofrante durante el tratamiento de calor.

Encofrados de acero
Encofrados de acero

Encofrados de Gomas Especiales o Silicona

Los encofrados de gomas especiales o silicona no siempre requieren la aplicación de desencofrante, al menos cuando son nuevos, ya que el hormigón no se adhiere a las superficies lisas e hidrofóbicas del encofrado.

Si fuera necesaria la aplicación de desencofrante debido a la textura o envejecimiento del encofrado, deberán utilizarse productos que contengan disolventes o emulsiones especiales dependiendo de la textura.

Se recomienda la aplicación de una capa fina para prevenir la acumulación de desencofrante en las partes inferiores del encofrado, y llevar a cabo un ensayo de idoneidad para asegurar que los desencofrantes utilizados no provoquen la degradación del encofrado.

Modo de Empleo

Existen algunas reglas generales para el empleo de desencofrantes, independientemente de la información específica de los diferentes productos.

Aplicación del Desencofrante

La regla más importante es aplicar la cantidad mínima necesaria y de la forma más uniforme posible.

El método de aplicación de un desencofrante depende principalmente de la consistencia del producto:

  • Sobre encofrados lisos, el espesor correcto y uniforme del desencofrante puede comprobarse con el “test del dedo”. No deben formarse marcas de dedo visibles o acumulaciones de desencofrante.
    El exceso de producto debe eliminarse de los encofrados horizontales con un trapo o esponja. Si se aplica demasiado material sobre los encofrados verticales, las acumulaciones de desencofrante serán visibles en la base del encofrado.
  • Los desencofrantes de alta viscosidad (por ejemplo las pastas de cera) se aplican con un trapo, esponja, brocha, etc. Una vez más, debe aplicarse únicamente la cantidad mínima necesaria y lo más uniformemente posible.

Las condiciones atmosféricas juegan un papel importante en la utilización de los desencofrantes:

  • No deben utilizarse desencofrantes en tiempo lluvioso o con presencia de agua en el encofrado, para evitar una insuficiente adherencia.
  • Los encofrados absorbentes pueden requerir mayor cantidad de desencofrante en tiempo caluroso y seco.
  • En tiempo de heladas se debe evitar la congelación de los desencofrantes a base de emulsiones, ya que la emulsión puede romper cuando se descongela.
  • Tiempo de Espera Antes de Hormigonear

No es posible establecer un tiempo mínimo de espera específico entre la aplicación del desencofrante y el hormigonado, ya que esto depende de muchos factores tales como el tipo de encofrado, la temperatura, las condiciones atmosféricas y el tipo de desencofrante.

El tiempo de secado correcto de los productos que contienen disolventes y de las emulsiones base agua siempre debe respetarse, de otro modo, no se conseguirá el efecto de desencofrado requerido.

El índice de evaporación varía dependiendo del tipo de disolvente. Los tiempos de espera para cada producto deben obtenerse de la información facilitada en la Hoja de Datos de Producto.

El tipo de exposición (tráfico, intemperie) de la capa de desencofrante y un tiempo demasiado largo entre la aplicación y el hormigonado pueden reducir el efecto del desencofrante.

Con los encofrados absorbentes esto puede ocurrir tras un periodo de varios días. El caso de los encofrados no absorbentes es menos crítico y generalmente se mantiene el efecto del desencofrante durante varias semanas, dependiendo de las condiciones ambientales.

El Hormigonado

En general, al hormigonar es importante asegurarse de que el desencofrante sufre la menor tensión mecánica posible. Si puede evitarse, no debe verterse el hormigón diagonalmente contra la superficie vertical del encofrado para prevenir la abrasión localizada del desencofrante.

El vertido deberá mantenerse alejado del encofrado tanto como sea posible utilizando tuberías, etc.

Al compactar, debe asegurarse que los vibradores no se acercan demasiado a la piel del encofrado o la tocan. Si lo hacen, ejercen tensiones en la superficie del encofrado que tienen como resultado la abrasión del desencofrante y produciendo posteriormente adherencia localizada del hormigón.

Resumen

  • La industria del hormigón necesita los desencofrantes.
  • Cuando se seleccionan y utilizan correctamente con el encofrado adecuado y el hormigón de la calidad necesaria, contribuyen a conseguir superficies de hormigón duraderas y visualmente uniformes.
  • Un desencofrante inapropiado, unido a materias primas y composición del hormigón inadecuadas causará defectos y fallos en la superficie del hormigón.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.