fbpx

Restauración o Rehabilitación de Edificios

Cuando no dominamos ciertos términos en relación a la ingeniería, construcción y a la arquitectura es muy común confundir la restauración de edificios con la rehabilitación.

Lo que ello conlleva es que no sepamos qué es lo que necesitamos llevar a cabo por la mera confusión. Distingue ambos conceptos para saber primero por dónde se debe comenzar.

En Qué se diferencian la Restauración y la Rehabilitación de Edificios

La palabra restauración en el Diccionario de la RAE se define como el acto de “recuperar, renovar o volver a poner algo en el estado que antes tenía o en la estimación” que presentaba en determinado periodo anterior. Por tanto, se conoce el término de restauración como el acto de reparar el deterioro que ha sufrido un edificio, pero también es muy empleado en pinturas, esculturas o bienes históricos de alta estima.

Sin embargo, el acto de restaurar en sí mismo no conlleva el hecho de volver a hacer servible o habitable el elemento o conjunto de elementos en los que se ha trabajado. En este caso se prioriza por encima de todo el hecho de recrear aspecto histórico o anterior, pudiendo a su vez adaptar los componentes funcionales.

rehabilitacion-de-edificios

En cambio, la rehabilitación en sí misma engloba términos muy amplios, ya que no solo va referido a los edificios, sino también a cosas y a personas. En el diccionario encontramos definiciones que hacen referencia a las acciones que tienen el fin de restituir o volver a habilitar el estado anterior en el que se encontraba para la recuperación de una actividad o función disminuida o perdida.

En cuanto a la rehabilitación de un edificio se basa en el acto de mejorar o acondicionar el uso de una propiedad mediante una previa reparación u obra, mejorando las características funcionales, estéticas, térmicas y acústicas con las mínimas molestias.

Por tanto es muy importante que para diferenciar correctamente la rehabilitación de la restauración tengamos claro cuál es el uso que le queremos dar y la finalidad a la que queremos llegar.

También existen empresas especializadas en la construcción como Elevation Roofing & Restoration (techado y restauración residencial – comercial) que presta servicios completos que incluyen reemplazo de techos, servicios de reparación de emergencia, restauración de tormentas, techado comercial (incluido TPO, betún modificado , PVC y metal ) que ejecutan y garantizan la seguridad estructural de cualquier tipo de edificación.

La Rehabilitación de Edificios o la Restauración, en términos legales

Por otra parte, más allá de la propia definición, es importante distinguir ambos términos por su diferente clasificación administrativa. Esto cambiará tangiblemente en el momento en el que queramos solicitar licencias municipales de obra y nos pidan etiquetar la obra con su nombre correcto.

Esto es así debido a que la rehabilitación o acondicionamiento de un edificio pueden ser del aspecto y del estado exterior del mismo, para una reestructuración puntual, para su reconfiguración (modifican la vivienda en su disposición mediante, por ejemplo, la regularización de árticos o guardillas). En general, sirven para mejorar las condiciones de habitabilidad de un edificio introduciendo nuevas instalaciones para adaptarse a la normativa, por ejemplo, en la protección contra incendios.

Por su parte, la restauración conlleva la restitución de un edificio (o parte del mismo) que comúnmente es catalogado como obra monumental o histórica y quieren volver a sus condiciones o estado original que ha sido debidamente documentado.

Consideraciones para una Restauración Arquitectónica

Las intervenciones de restauración que se realicen en el patrimonio arquitectónico tienen la obligación de conservar los dos aspectos mencionados, es decir, tanto el conjunto de materiales y sistemas constructivos que constituyen al edificio como sus espacios, tareas que deben estar a cargo de un arquitecto restaurador.

Restauración Arquitectónica

Sin embargo, como ya se ha mencionado, en las labores de investigación y conservación de los materiales de construcción de un inmueble este especialista deberá apoyarse y asesorarse con los conocimientos de otros profesionales como son: químicos, físicos, biólogos, geólogos, ingenieros especialistas en estructuras históricas y en mecánica de suelos, especialistas en ciencias de los materiales y en mineralogía, restauradores de bienes muebles y arqueólogos, historiadores e historiadores del arte, profesionales cuyo quehacer debe estar inmerso en el campo de la restauración con el fin de que sus asesorías, diagnósticos, pronósticos o intervenciones sobre el patrimonio arquitectónico “no sean contrarias a los principios de la restauración, para que sus acciones tomen en cuenta el contexto de los trabajos de restauración en que están incluidos y para que no se produzcan por sus acciones alteraciones y deterioros en los inmuebles”.

También, en un momento dado se requerirá de información sobre ciertos productos o materiales comerciales o industriales, misma que podrá adquirir con los agentes de las casas comerciales o laboratorios que los fabrican.

Métodos y Técnicas para la Restauración Arquitectónica

Una vez que hemos realizado una serie de consideraciones podemos proponer la siguiente metodología para la elección de materiales y técnicas de restauración arquitectónica:

  1. La elección de materiales y sistemas constructivos debe contemplarse y ser un punto o aspecto importante del Proyecto Ejecutivo de Restauración de un bien arquitectónico y no un hecho aislado.
  2. Investigación histórica del inmueble, con el fin de conocer diferentes aspectos del mismo (su historia, sus etapas de evolución con el fin de hacer una reconstrucción histórica del mismo, así como de sus materiales y técnicas constructivas).
  3. Realización de levantamientos arquitectónicos del inmueble a intervenir, para en ellos consignar: el estado actual de sus espacios (ya que es factible que en alguna época haya sufrido mutilaciones de muros o que un espacio se haya subdividido), los materiales y sistemas constructivos con que se realizó, el levantamiento de los efectos de alteración y deterioros sufridos (consignando el área y magnitud del problema), así como el fotográfi co de alteraciones.
  4. Análisis de causas de alteración. Identificar los tipos de alteraciones y sus posibles causas, averiguar si éstas están activas o han dejado de actuar sobre el inmueble. Cuando se requiera se efectuarán calas y tomarán muestras para analizarse en el laboratorio.
  5. Diagnóstico del área dañada y de los tipos de alteración.
  6. Evaluar si es o no factible la eliminación de la causa de alteración o cuando menos disminuirla y planteamientos de hipótesis para la manera de hacerlo.
  7. Evaluar el grado y tipo de intervenciones que requiere. Si es necesario se darán prioridades.
  8. Puesto que existen diferentes alternativas en el empleo de materiales y/o técnicas de restauración (tanto tradicionales como contemporáneas) para solucionar un problema determinado, investigar cuáles hay para el caso o casos concretos a resolver, con el fin de evaluar la más idónea y viable de aplicarse en la solución de nuestro problema. Si el caso lo requiere, se realizarán pruebas con estos materiales.

Para concluir, reiteramos que la elección de los materiales y técnicas a emplear en la restauración de monumentos debe realizarse a través de una metodología científica en la que se contemplen todos los puntos que aquí se han considerado y planteado.

Sólo con el análisis de todos estos aspectos se podrá realizar la elección adecuada, idónea, viable y accesible de los materiales y técnicas de restauración para cada caso específico y concreto, que aseguren la correcta intervención del patrimonio arquitectónico.

Deja un comentario

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content