Tipos de Estructuras Metálicas para Naves Industriales

Tipos de Estructuras Metálicas para Naves Industriales


Cada uno de los prototipos de estructuras metálicas para naves industriales cuentan con atributos y decadencias sobre las demás las cuales mostramos en este artículo. 

Sin importar cuál es el fin de la edificación, los tipos de estructuras metálicas para naves industriales asumiendo en atribución los materiales que han sido aprovechados para levantar la estructura en cuestión.

Dicho esto, las estructuras se dividen en: naves de acero; naves de hormigón prefabricado; naves de hormigón “insitu”; y naves mixtas.

Los tipos de naves industriales se catalogan de acuerdo a los materiales manipulados en la construcción de su estructura:

    Tipos de Estructuras Metálicas para Naves Industriales
  • Naves con estructuras de acero: Las grandes utilidades de este tipo de estructuras son dos: inicialmente, posibilitan que la construcción sea acelerada; y segundo, permiten conseguir espacios iluminados más grandes, esto sin que dentro del inmueble deban montarse pilares. 
  • Naves de hormigón prefabricado: Estas estructuras son rápidas y fáciles de armar, puesto que con unir las piezas es más que suficiente. El único punto malo recae justamente en la iluminación, puesto que es común que no terminen por ser muy altas.
  • Naves de hormigón “in situ”: Aunque las naves de hormigón “in situ” son las más económicas, a este tipo de tipo de estructuras metálicas para naves industriales no les queda mucho tiempo de realidad, pues sus tiempos de ejecución son largos y entregan carencias en la iluminación. Su única utilidad verdaderamente es que es factible ejecutar la nave en forma de edificio, debido a lo cual es accesible contar con varias subestructuras en la planta.
  • Naves mixtas: Dado que combinan estructuras de acero y hormigón para cumplir geometrías especiales en el interior del edificio, de todos los tipos de estructuras metálicas para naves industriales las mixtas ofrecen la gran ventaja es el ahorro en el costo de los materiales. Esto se debe a que es accesible efectuar procesos como pretensado y postensado mientras se está montando, esto con el objetivo de provocar a propósito esfuerzos permanentes en la estructura para completar su desempeño.

Seguramente una vez que ahora conoces los tipos de estructuras que existen te podrás topar una mejor percepción de cuál te conviene más a ti. Sin embargo, al final del día lo más recomendable es asesorarse con expertos en la construcción de naves artificiales para conseguir precisamente lo que necesitamos.